aquí no se viene a posar para la foto

Aquí se viene a bostezar y a tirarse al sol en en suelo, a hacerse un moño y a lavarse los dientes, a reír y a llorar, a contar cuentos y a jugar, a hacer la compra y dar un paseo.

Aquí no conjuntamos outfits en colores neutros, vestimos como nos gusta. Igual que siempre.

Aquí los niños gritan y se manchan, los bebés toman teta y hacen caca. Como siempre.

AQUÍ SE VIENE A VIVIR

La vida va de eso, pero la vida de verdad, sin filtros.

La vida es muchas cosas, pero no es perfecta. Y es que si lo fuera sería aburrida.

Soy madre como tú, y también (sobre)vivo en ese caos.

Y por cosas de la vida tengo una cámara. Es grande y pesa. Y cuando voy a tu casa me la llevo. Además de madre, soy fotógrafa. Y aún así, esto no va de hacerte fotos.

Esto va de que el año que viene o dentro de diez años te sientes en un sofá con tu familia y reviváis cómo sois ahora, cómo es vuestra vida ahora.

Nos acordamos de hacer fotos cuando hay un bautizo, el día del cumple de la abuela o en la comida de navidad. Pero nos olvidamos de documentar los momentos de todos los días.

Eso que hacemos el 99,999999% del tiempo.

Lo importante es lo que hacemos a diario, lo que crea la relación y el vínculo con nuestros peques. Todos esos momentos que hacen única a tu familia.

Pero la rutina nos enreda y va pasando el tiempo. Lo que igual nos parecía aburrido porque era lo de todos los días, ya no está. Y aunque parezca increíble se nos va olvidando todo.

Las mañanas con la teta fuera, los desayunos con más comida en el suelo que en el plato, los paseos de una hora para llegar a la esquina, los enfados y los abrazos. Lo guardamos una temporada en la memoria pero acaba desapareciendo.

y esa es la razón por la que voy a tu casa, para que más adelante puedas volver a este momento

Hago fotos a madres que quieren estar en los álbumes de fotos con sus hijos, que ni saben ni quieren posar y que no quieren escenarios ni outfits conjuntados.

Y no voy a soltarte el rollo de que el tiempo vuela. De que tu peque crece cada vez que parpadeas. De que los días son largos (y las noches más) pero los años son cortos. Esto ya lo sabes. Las madres lo sabemos.

Lo que sí voy a decirte es que si estás esperando el momento perfecto, nunca va a llegar. La vida nos hace encontrar excusas.

El momento perfecto es ahora.

sólo tenemos 192 meses desde que nacen hasta que se pueden tomar una caña

Deja de esperar que tu pareja se inspire y te haga alguna foto con tus peques (spoiler: not gonna happen) y decídete a guardar vuestros momentos. Sólo te arrepentirás de no haber empezado antes.

Ésta soy yo, la dueña de la cámara que pesa.

Cuando me llaman Lucas y Olivia respondo al nombre de mamá y cuando me llama el resto del mundo soy Lucía, o Lu, que es más corto y mola más.

A mi tampoco me gusta ponerme delante de la cámara, pero me encanta ver cómo soy con mis peques a través de las fotos.

No tengo casi fotos con ninguno de mis hijos recién nacido, es una espinita que tengo clavada. No dejes que te pase a ti.

Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

MIRA

cómo es un

REPORTAJE

hola@luciamolinafotografia.com