TRES CONSEJOS QUE VAN A MEJORAR TUS FOTOS

Tienes el teléfono lleno de fotos de los peques, te gusta hacer fotos porque sabes lo rápido que cambian y quieres tener recuerdos. Y ahí están, cogiendo polvo digital en tu teléfono o en tu ordenador. No borras las fotos porque son tus peques, pero tampoco las imprimes porque… bueno, porque las fotos no tienen nada especial.

Pues ya es hora de que eso cambie. A veces pequeños cambios traen grandes mejoras. Y eso quiero hacer hoy, quiero contarte tres pequeñas cosas que puedes cambiar cuando coges el teléfono o la cámara para hacer fotos a tus peques que le van a dar a tus fotos ese toque diferente.

01. AGÁCHATE

Cuando somos pequeños, somos bajitos, como nuestros peques ahora. Y aunque se nos haya olvidado, las cosas se ven muy diferentes desde ahí abajo. Si vamos a hacer una foto a un peque, vamos a ponernos a su altura y a ver las cosas como las ve él. 

Es como si nos metiéramos en su pequeño mundo, viendo las cosas como las ven ellos, en lugar de ser simplemente espectadores. Esto va a hacer que conectemos más con lo que está ocurriendo en la foto, como si formáramos parte de ella.

La única diferencia entre estas dos fotografías tomadas con el móvil es que en la primera estoy de pie y en la segunda en cuclillas. Y mientras que en la primera foto la sensación es de estar observando desde fuera, en la segunda parece que estamos ahí con ella y que formamos parte de su mundo, ¿no te parece?

02. MUÉVETE

Estás tomándote un café en el sofá o en el campo tranquilamente (lo sé, es raro, pero imagínate), y te das cuenta de lo concentrado que está tu peque haciendo algo, o lo gracioso que está. Sea lo que sea estás viendo un momento que quieres recordar.

Coges tu teléfono o tu cámara y haces una foto desde donde estás, sin pensar mucho. To be fair me parece buena idea. Imagínate que dos segundos después se dan cuenta de que estás apuntando con una cámara y deja de hacer lo que está haciendo. O simplemente pasa el momento. Así que bueno, hacer una foto como te pille es muy buena idea just in case.

Pero una vez que tienes esa foto asegurada, es hora de ponerte a pensar. ¿Cuál es el mejor ángulo para hacer la foto? ¿Hay cosas en medio que me «ensucian» la foto o que me molestan y me distraen lo que quiero fotogafiar? Prueba a hacer varias fotos desde diferentes ángulos, intenta eliminar cosas que te molesten en la foto o que llamen la atención más que lo que quieres fotografiar.

Fíjate cómo cambia la misma situación buscando diferentes puntos de vista.

03. SHHHHHH

Y por último, aunque súper importante, pon en práctica tus habilidades de nija silenciosa. Que no se den cuenta que quieres hacer una foto, porque seguramente dejen de hacer lo que están haciendo, pongan cara de foto o simplemente se vayan. Y tú te quedarás con la cámara o el teléfono en la mano, y sin la foto.

Cuanto menos conscientes sean de que vamos a hacerles una foto, más concentrados estarán en su actividad y menos pendientes estarán de nosotros. Y así podremos hacer una foto natural, sin posados ni caras de foto, donde los peques muestren su personalidad, cómo son.

Y como para muestra un botón, aquí te enseño dos fotos que me hubiera sido imposible hacer si «se entera» que tengo la cámara y quiero hacer una foto.

Como ves son tres pequeños consejos muy fáciles de seguir, que te aseguro que van a cambiar tus fotos para bien. Espero que te sirvan y que los pongas en práctica desde hoy mismo.

¿Te ha parecido útil? ¿Tienes algún otro consejo? ¡Pues no te lo guardes para ti y cuéntame en comentarios!

+34 633 383 505

hola@luciamolinafotografia.com